PREGUNTAS FRECUENTES

Ya dispongo de comadrona, ¿necesito una doula?

Las funciones de las doulas y las comadronas son diferentes aunque compartan algunas habilidades. El trabajo de una comadrona es  estar atenta a complicaciones, informar sobre las intervenciones o enfoques, manteniéndose en un plano tecnocrático para saber qué y cómo hacer si tal o cual cosa sucede y se considera necesario intervenir.

La doula se vincula a la madre desde que la conoce, mucho antes de parir;  busca integrar cuerpo, mente y espiritualidad, ayuda en procesos emocionales, temores, teniendo en cuenta la historia personal y particular de la futura madre. 

La doula no realiza tareas clínicas; no toma decisiones ni realiza intervenciones médicas; su rol en ese momento es proveer apoyo emocional.

¿La doula sólo está a favor de los partos en casa?

La doula no tiene como objetivo un tipo de parto, no juzgamos a la mujer que decide tener una cesárea o solicita la epidural; su energía se centra en acompañar respetuosamente a la madre sin imponer y sin juzgar.

Se trata de guiar en el proceso de empoderamiento y ofrecer información para que la mujer pueda liberarse de los mandatos y presiones sociales, y se encuentre con sus propios deseos y su sabiduría o instinto interior. Que puedan ser ella, su bebé y su acompañante, los verdaderos protagonistas.

¿Reemplaza la doula al padre durante el parto?

Tu pareja te conoce mejor que nadie, y ese vínculo no puede ser sustituido por una doula. Ésta más bien facilita la participación de tu compañero recordándole lo que aprendieron en el curso prenatal. A menudo, incluso con preparación de antemano, él podría no saber qué decir o cometer el típico error de hablarte durante las contracciones o preguntarte cómo te sientes.

En un parto largo o difícil, tu doula también puede dar soporte al padre con medidas de confort y descanso, ya que ellos también necesitan comer o ir al baño de vez en cuando. 

¿Una doula puede presionarme para que tenga un parto vaginal?

El principal objetivo de una doula es que un nacimiento sea respetado, ya que las posibilidades y formas de parir y nacer son amplias y una no es mejor que otra si la madre no la desea. Nuestro gran conocimiento e información sobre las rutinas del nacimiento medicalizado nos hace sabedoras del impacto que pueden tener sobre la madre y el bebé este tipo de intervenciones obstétricas a menudo innecesarias. Pero tu doula está para apoyar tus decisiones, no para decidir por ti. 

A pesar de que los medicamentos y las intervenciones, se usan en exceso, tienen también su razón de ser. Hay nacimientos verdaderamente hermosos que incluyen oxitocina, narcóticos, epidurales, e incluso cesáreas.